¿Cómo afecta el cambio climático a las infraestructuras de telecomunicaciones?

Según ha confirmado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el verano de 2024 se presenta como uno de los más cálidos de la historia. Y no solo eso, sino que, según la predicción del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio, hay una probabilidad de entre el 70% y el 100% de que este verano sea más cálido de lo habitual. En este contexto, nos preguntamos cómo afecta el cambio climático a la red de infraestructuras de telecomunicaciones

¿Deben los operadores incorporar medidas adicionales en este sentido? ¿Cómo se adaptan los equipos de telecomunicaciones para afrontar cambios de tiempo cada vez más bruscos? A lo largo de este artículo, analizamos y desgranamos todas las consecuencias que traerá el cambio climático al sector de las telecomunicaciones y a los equipos para albergar soluciones electrónicas que marcarán nuestro futuro. 

Antes de continuar, es importante destacar que el sector de las telecomunicaciones juega un papel fundamental en la lucha frente al cambio climático. Sobre todo, en cuanto a la disminución de emisiones contaminantes y a la búsqueda de la eficiencia energética. Pero, ¿cómo deben adaptarse a los nuevos retos que surgen como consecuencia de los cambios de ciclo meteorológicos?

¿Cómo puede afectar el cambio climático en las telecomunicaciones?

Esta es una de las grandes preguntas que es interesante responder para entender hasta qué punto es importante lo que está pasando con el cambio climático en este ámbito. Según revela una investigación que ha llevado a cabo el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins (APL), en Laurel (Maryland), las comunicaciones por redes o los radares de detección son algunos de los dispositivos en los que más se podrían notar estos efectos.

No obstante, los investigadores explican que es más bien una cuestión de concepto. Hasta ahora, los diseñadores tecnológicos no han tomado como referencia las alteraciones meteorológicas a la hora de diseñar los sistemas. De hecho, tal y como refieren los investigadores, “están acostumbrados a tener requisitos ambientales fijos”. 

Hoy en día, eso cada vez se produce menos, y los factores ambientales sí son criterios importantes para plantear y diseñar cualquier equipo tecnológico. 

Posibles implicaciones del cambio climático a tener en cuenta

Pero, ¿cómo podría cambiar, exactamente, la manera de diseñar y concebir los equipos y sistemas de comunicaciones? Todavía es algo pronto para extraer conclusiones específicas, pero sí podemos atisbar algunos de los efectos que hay que anticipar:

  • Aumento de la humedad ambiental y generación de vapor como consecuencia de las altas temperaturas. Por ejemplo, ciudades como Marbella y otros municipios de la Costa del Sol han registrado, durante los últimos años, niveles de humedad relativa más altos de lo habitual. 
  • Incremento de la temperatura del mar, en el caso de los sistemas que requieran la propagación de radiofrecuencia.
  • Episodios de altas temperaturas más extensos y frecuentes. En las zonas donde los episodios de calor son no solo más largos en el tiempo, sino que se repiten con más frecuencia, hay que diseñar los armarios exteriores de forma que soporten las altas temperaturas sin que se produzca un sobrecalentamiento del equipo que albergan.
  • Más épocas de lluvias torrenciales. El cambio climático no solo trae como consecuencia un aumento de las temperaturas; también se han registrado, durante los últimos años, menos episodios de lluvias, pero más torrenciales e intensas. 

Previsiones de futuro: ¿Qué debe hacer el sector?

Si miramos al futuro, las expectativas no mejoran mucho. De hecho, tal y como se concluyó en la última cumbre sobre cambio climático, en 2050 podríamos tener veranos con temperaturas de hasta 50ºC y noches tropicales que se extiendan durante más de dos meses. 

En la misma línea, las previsiones indican que los inviernos serán cada vez más cálidos, y que los fenómenos meteorológicos que conocemos como DANAS serán cada vez más frecuentes. 

Por lo tanto, en un escenario como este, se plantea la siguiente cuestión: ¿Qué debería hacer el sector de las telecomunicaciones para paliar los efectos del calentamiento global?

Principalmente, adaptar el diseño y fabricación de los equipos de forma que sean lo más versátiles posible para soportar las condiciones climatológicas que esperamos.

Es decir, ya no podemos diseñar equipos para almacenar soluciones de telecomunicaciones sin tener en cuenta las condiciones ambientales a las que se someterán. Y, por otra parte, las empresas deberán replantearse desde qué materiales utilizar hasta qué sistemas de ventilación incorporar para que no se sobrecalienten los equipos interiores, o para evitar que la humedad provoque fallos en los chips. 

Y, por supuesto, analizar y estudiar muy bien la localización exacta donde se van a colocar los equipos de telecomunicaciones. Este análisis permitirá identificar si es necesario hacer alguna modificación en ellos en función de las condiciones ambientales propias de la región donde se ubiquen. 

En definitiva, el sector de las telecomunicaciones debe volverse más camaleónico para mitigar todo lo posible los efectos del cambio climático en el funcionamiento de los sistemas. 

¡Comparte en tus redes sociales!

Related Posts