Las claves de la eficiencia energética en los data centers

Las infraestructuras de telecomunicaciones deben adaptarse a las nuevas necesidades de los usuarios, pero también, a las realidades y perspectivas de futuro. Y no cabe duda de que uno de los pilares estratégicos que va a definir las acciones de los principales sectores y esferas de la vida social es la sostenibilidad. Por lo tanto, las empresas tecnológicas deben adecuarse a las medidas de sostenibilidad y eficiencia energética que se planteen desde las instituciones. 

En la era digital, los data centers son el corazón de la infraestructura tecnológica. Albergan los servidores y sistemas que gestionan grandes volúmenes de datos esenciales para el funcionamiento de las empresas. Sin embargo, su creciente demanda también ha elevado significativamente el consumo energético, planteando retos importantes en términos de sostenibilidad y eficiencia. 

Y, tal y como hemos comentado, la búsqueda de eficiencia energética es un aspecto clave en todos los ámbitos y sectores, incluyendo el de las telecomunicaciones. Pero, ¿cómo se puede conjugar el desarrollo tecnológico y la innovación en lo que respecta a los centros de datos con la sostenibilidad?

En este artículo, te damos las claves para lograr una mayor eficiencia energética en los data centers, un objetivo crucial para reducir costes operativos y, también, para minimizar el impacto ambiental. 

Eficiencia energética en el diseño y fabricación de data centers

Los centros de datos están viviendo un momento de gran auge, y cada vez son más las grandes empresas que anuncian construcciones de hubs de data centers en distintas partes del país. Sin embargo, hay una serie de aspectos que todas las empresas relacionadas con el sector de los data centers debemos tener en cuenta en aras de lograr la mayor eficiencia energética posible:

1. Diseño de infraestructura inteligente

El diseño del data center es fundamental para maximizar la eficiencia energética. La disposición física de los racks, la separación de pasillos fríos y calientes, y el uso de sistemas de contención térmica pueden reducir la cantidad de energía necesaria para refrigerar los equipos. Al mantener los pasillos calientes y fríos separados, se evita la mezcla de aire caliente con aire frío, mejorando la eficiencia del sistema de refrigeración.

2. Implementación de tecnologías de enfriamiento avanzadas

Las tecnologías de enfriamiento tradicionales, como el aire acondicionado, son a menudo ineficientes. Alternativas como la refrigeración líquida, el enfriamiento adiabático y el uso de sistemas de free cooling, que aprovechan el aire exterior para enfriar los equipos cuando las condiciones climáticas lo permiten, son opciones que pueden reducir significativamente el consumo energético.

3. Uso de energías renovables

Integrar fuentes de energía renovable, como la solar y la eólica, en el suministro eléctrico de los data centers es una estrategia cada vez más recurrente. No solo contribuye a la sostenibilidad ambiental, sino que también puede ofrecer estabilidad en los costes energéticos como inversión a largo plazo. Algunas empresas están, incluso, construyendo sus propios parques solares o eólicos para alimentar sus data centers.

4. Optimización del uso de los servidores

Flexibilizar la demanda es otra de las claves del sector de los data centers para mejorar la eficiencia. La virtualización y el uso de tecnologías de contenedores permiten que los servidores operen a una mayor capacidad, reduciendo el número total de servidores necesarios. La consolidación de servidores y la eliminación de los subutilizados o inactivos son prácticas que contribuyen significativamente a la eficiencia energética.

5. Monitorización y gestión energética en tiempo real

El uso de sistemas de monitorización en tiempo real permite a los operadores de data centers identificar áreas donde se puede mejorar la eficiencia energética. Herramientas como los DCIM (Data Center Infrastructure Management) proporcionan datos valiosos sobre el consumo energético, la temperatura y otros parámetros críticos, facilitando una gestión proactiva y eficiente.

6. Mantenimiento proactivo

Realizar un mantenimiento periódico de los equipos y sistemas de enfriamiento asegura que funcionen, siempre, al máximo nivel de eficiencia. La limpieza de filtros, la revisión de sistemas de refrigeración y la actualización de software son prácticas que ayudan a prevenir pérdidas de eficiencia energética.

La eficiencia energética en los data centers es un desafío multifacético que requiere una combinación de diseño inteligente, tecnologías avanzadas y una gestión proactiva. Implementar estas estrategias no solo contribuye a la sostenibilidad ambiental, sino que también resulta en significativos ahorros de costos operativos. 

En un mundo cada vez más digitalizado, optimizar la eficiencia energética de los data centers es una necesidad imperante para las empresas que buscan mantenerse competitivas y responsables con el medio ambiente.

¡Comparte en tus redes sociales!

Related Posts