Así deberían ser las infraestructuras digitales del futuro

La Comisión Europea ha hecho pública una nueva propuesta de medidas para conseguir crear las redes e infraestructuras digitales ideales de cara a los próximos años. Para ello, ha fusionado dos documentos: el Libro Blanco “¿Cómo abordar con éxito las necesidades de infraestructura digital de Europa?” y la Recomendación sobre la seguridad y la resiliencia de las infraestructuras de cables submarinos.

El objetivo principal es sentar las bases sobre las que se establecerán las directrices para que todos los países de la Unión Europea estén alineados para construir infraestructuras y redes digitales. Tal y como explica la propia Comisión Europea, una de las prioridades de estas acciones es impulsar infraestructuras de conectividad integrada e informática colaborativa. 

Sinergias y colaboraciones estratégicas para crear las infraestructuras digitales

En este sentido, una de las propuestas de este organismo es la creación de una red de computación colaborativa conectada, a la que llama “red 3C”. Esta red serviría para crear plataformas que faciliten la comunicación en la nube de extremo a extremo, y que podrían convertirse en una buena base para desarrollar otras aplicaciones de comunicación e inteligencia artificial. 

A día de hoy existen algunos proyectos denominados PIICE (proyecto importante de interés común europeo) que se orientan hacia este escenario. Es el caso del PIICE de infraestructura y servicios en la nube de nueva generación, o los programas que financian el Mecanismo “Conectar Europa”. Ahora, la comisión va un paso más allá, y propone crear un ecosistema colaborativo de conectividad y computación en el que se centralicen todos estos proyectos para que se establezcan sinergias coherentes entre ellos. 

Siguiendo con estas sinergias, otra de las propuestas gira en torno a la revisión sobre la normativa actual en digitalización y el ámbito de aplicación de la misma. Especialmente, teniendo en cuenta que las redes de telecomunicaciones más convencionales y las infraestructuras cloud no siguen la misma normativa. Un planteamiento más cohesionado facilitaría la inversión masiva en infraestructuras más grandes y fuertes.

Incremento de la seguridad de los proyectos estratégicos

Asimismo, otra de las líneas clave de actuación enmarcadas en este conjunto de propuestas es el refuerzo de la seguridad de las infraestructuras clave de cable submarino. Para ello, cabría la posibilidad de implementar un sistema de gobernanza conjunta de la Unión Europea, así como una revisión de todos los instrumentos y herramientas que podrían impulsar las inversiones para apoyar este tipo de proyectos a nivel continental. 

Para conseguirlo, la Comisión Europea propone llevar a cabo una serie de acciones orientadas a una mejor coordinación entre los países de la Unión Europea. Evaluar conjuntamente los riesgos de seguridad adoptar un conjunto de medidas para mitigarlos es una de las acciones más inmediatas. Al igual que tratar de simplificar la burocracia y los trámites necesarios para la concesión de licencias de este tipo de proyectos. 

Por último, la Comisión creará un grupo de expertos en infraestructuras de cable submarino en el que participarán diversas personalidades de los estados miembros de la Unión Europea. 

¡Comparte en tus redes sociales!

Related Posts