¿Cuáles son los objetivos europeos con respecto a la fibra óptica?

España es uno de los países con un despliegue más amplio de fibra, y no solo en Europa, sino a nivel mundial. Sin embargo, no todos los países están igual de avanzados en este aspecto, tal y como se ha puesto de manifiesto durante el FTTH Conference 2024 de Berlín, uno de los eventos más importantes en el sector de la fibra óptica. 

Por ello, uno de los grandes reclamos ha venido por parte de la Alianza Europea de Fibra Local (ELFA), el organismo que aglutina a más de 800 operadores de fibra en los territorios europeos. Esta organización afirma que una de las grandes prioridades de esta década debe ser llevar la fibra a todos los hogares y empresas de Europa antes de 2030. 

Tal y como han expresado desde ELFA, “únicamente la conectividad por fibra proporciona velocidades de gigabit reales con la latencia y el consumo de energía más bajo posible, constituyendo la base para una Europa digital y sostenible”. Es decir, ELFA aboga por que la extensión de la fibra tanto a zonas urbanas como, sobre todo, a zonas rurales, es la única alternativa para lograr un nivel de digitalización del 100% en el continente. 

En este evento, se han comentado también algunos de los principales objetivos para llevar a cabo este propósito de aquí a los próximos 6 años. A continuación, explicamos en qué consiste cada uno de ellos. 

Mayor consistencia normativa y regulación común

Uno de los principales reclamos del sector de las telecomunicaciones en general es conseguir establecer un marco regulatorio único, completo y efectivo que rija las acciones de las empresas por igual. En este sentido, la asociación de los operadores de fibra se muestra optimista en cuanto al posible acuerdo sobre la Ley de Infraestructuras Gigabit por parte de los principales organismos europeos. 

Asimismo, la entidad se muestra a favor de la creación del Libro Blanco de la Comisión Europea cuyo objetivo es sentar las bases para una futura Ley de Redes Digitales, algo fundamental para extender la conectividad en todos los territorios. No obstante, en este aspecto, reconoce la complejidad de formular esta regulación para que no se produzcan situaciones de desigualdad entre las empresas competidoras. 

Sostenibilidad y eficiencia energética también en las redes

La búsqueda de la sostenibilidad y la eficiencia energética es una de las acciones que rigen la hoja de ruta de la mayoría de países europeos hoy en día. Con el objetivo de descarbonización planteado por la Unión Europea, en este evento se puso de manifiesto la importancia de sustituir las redes de cobre actuales por redes de fibra más eficientes. 

En este sentido, ELFA apunta que las redes de fibra FTTH reducen el consumo de energía entre un 60% y un 70% con respecto a las de cobre o cable. En este aspecto va dirigida, también, otro de los objetivos que promueve la organización, el fin del cobre. Eso sí, reconoce que es imprescindible desarrollar un marco de regulación lo suficientemente sólido.

Promoción de la competitividad entre empresas del sector

Otra de las cuestiones a las que se ha referido ELFA tiene que ver con la búsqueda de la igualdad de oportunidades y la libre competitividad entre las empresas del sector. La organización no se muestra convencida sobre algunos de los escenarios que ha planteado la Comisión Europea, como la convocatoria de “campeones europeos”. 

El motivo que esgrime es que esto no haría sino impedir que un elevado porcentaje de operadores pequeños y medianos no puedan competir en igualdad de condiciones en lo que respecta al despliegue de fibra óptica. Es más, ELFA estima que esto afectaría a más del 50% de la disponibilidad de fibra en el continente. 

En general, el evento europeo ha servido para analizar y definir cuáles son los retos en materia de fibra óptica durante lo que resta de década. Es importante, sin embargo, tener claro que son retos comunes, con los que se pretende que todos los países adquieran el mismo ritmo en el despliegue de fibra para conseguir una extensión total. 

España, que lidera el ranking, va muy avanzado en muchos sentidos, y, aunque todavía no ha conseguido la implantación total de fibra, está más cerca de hacerlo que sus vecinos europeos. Pero no hay que olvidar que estamos en un mercado común y globalizado, y no podemos individualizar en base a nuestra situación específica, sino ayudar al resto de países a que adquieran el mismo ritmo para llegar al objetivo propuesto a tiempo. 

¡Comparte en tus redes sociales!

Related Posts