¿Qué sabemos sobre la tecnología 6G?

La tecnología evoluciona a un ritmo cada vez más rápido, hasta el punto de que, en ocasiones, todavía no nos ha dado tiempo a implementar un sistema de conectividad cuando ya estamos desarrollando el siguiente. En esta situación nos encontramos con el 6G, la tecnología llamada a marcar la próxima generación de redes móviles. En este artículo, analizamos todo lo que sabemos sobre ella, cuándo estará lista y qué características tendrá.

Y no solo es importante hablar sobre el 6G, sino también sobre el 5.5G, una tecnología móvil situada a caballo entre el 5G y el 6G y que será fundamental en esta transición hacia el nuevo modelo basado en redes móviles. 

Siempre que esperamos la consolidación de una nueva tecnología de redes móviles nos preguntamos hasta qué punto va a conseguir cambiar nuestra vida y nuestro día a día. En términos generales, la velocidad y la latencia son dos de los aspectos que más evolucionan, pero es importante analizar todo lo que implica la llegada del 6G para saber cómo adaptarnos a esta tecnología. 

Primeros pasos: del 5G al 5.5G

Tal y como hemos comentado, antes de pensar en 6G es preciso echar un vistazo a la tecnología de transición entre las dos generaciones, a la que algunas marcas como Huawei han llamado 5.5G. Otras, en cambio, la denominan 5G avanzado o 5G+, pero en todos los casos hablamos de lo mismo. 

El principal cambio que traerá consigo el 5.5G está relacionado con la interconexión de dispositivos distintos de manera simultánea. Esto, a su vez, fomentará una mayor automatización en todos los sectores, lo que redundará en más productividad, más precisión y más capacidad de innovación. 

Uno de los ejemplos más claros sobre los beneficios de la tecnología 5.5G lo encontramos en el sector de la salud, donde será posible realizar cirugías de alta precisión a distancia, haciendo que la atención médica llegue a muchas más personas a tiempo real. 

En las empresas, el campo de aplicación de la tecnología 5.5G es, también, muy amplio. No solo para automatizar muchos de los procesos que hoy en día se realizan manualmente, sino también para realizar una gestión de los datos más estratégica y en menos tiempo. 

Además de la interconexión de dispositivos, otra de las ventajas que trae consigo el 5.5G es una mayor velocidad de descarga de hasta 10 Gbps, lo que permite compartir y descargar contenido de gran tamaño en apenas unos segundos, agilizando muchos procesos. 

¿Cuándo llegará el 6G a España?

La gran pregunta que nos hacemos ahora es cuándo llegará la tecnología 6G a nuestro país. Pues bien, en este sentido, es importante aclarar que la fecha estimada en la que el 6G estará plenamente instaurado es 2030, si bien se espera que en lo que resta de década se haya empezado a utilizar ya a modo piloto. Sin embargo, todavía no hay una definición exacta de cómo será el estándar del 6G, ni tampoco se han establecido las bandas que se utilizarán para transmitir los datos. 

A este respecto se han pronunciado empresas como Samsung, que afirma que este espectro tendrá que ser realmente amplio. Es decir, podría situarse entre cientos de MHz y decenas de GHz, lo que impide tener una fotografía más clara y exacta todavía. 

Por otro lado, las expectativas en lo que se refiere a la velocidad del 6G son realmente altas. Si antes decíamos que el 5.5G tiene una velocidad de descarga de 10 Gbps, se espera que el 6G pueda alcanzar velocidades de hasta 200 Gbps en sus picos más elevados.  

Un largo camino por recorrer antes de la llegada de la tecnología 6G

A pesar de que vamos en la dirección adecuada, todavía queda un largo camino por recorrer hasta que el 6G se consolide en nuestro día a día. Es cierto que los avances en nuevas tecnologías suelen ir más rápido de lo que, a priori, parece, pero debemos pensar que, una vez se ha desarrollado y probado la tecnología, su aplicación no es inmediata a nivel masivo y global. 

Las empresas de telecomunicaciones debemos estar a la vanguardia de estas nuevas tecnologías, y ser de las primeras en implementarlas. A su vez, tenemos la responsabilidad moral de actuar como evangelizadoras de las mismas, ayudando a negocios de otros sectores a aprender a introducirlas en sus procesos para mejorar sus resultados. 

Solo en ese escenario conseguiremos evolucionar al ritmo que exige la tecnología, y adaptarnos a ella sea cual sea nuestro sector de actividad. De lo contrario, las empresas que no consigan este nivel de flexibilidad y resiliencia, no tendrán la misma capacidad competitiva que aquellas que sí lo hagan. 

En este sentido, las compañías que trabajamos en el ámbito de las telecomunicaciones guiaremos al resto para transitar correctamente hacia un nuevo escenario en redes móviles, con el 6G como protagonista. Todo a su debido tiempo. 

¡Comparte en tus redes sociales!

Related Posts