El rol de las telecomunicaciones en la competitividad digital europea del futuro

La tensión geopolítica internacional que estamos viviendo y que parece acrecentarse con el paso del tiempo tiene efectos también en los mercados y en los sectores profesionales. Ante este escenario, son cada vez más las voces que apuntan al ámbito de las telecomunicaciones como un factor clave en la innovación y competitividad para fortalecer a la Unión Europea frente a otros mercados como China. 

El último informe publicado al respecto, el informe Letta, “Mucho más que un mercado”, va un paso más allá. Destaca que consolidar el mercado de las telecomunicaciones en Europa es necesario para que este sea competitivo frente al resto de grandes potencias. Enrico Letta, exprimer ministro italiano, lidera las conclusiones principales de este informe, que vamos a analizar a continuación.

El objetivo del informe es identificar cuáles son las palancas que pueden impulsar la recuperación económica y social de la Unión Europea como bloque para aumentar su competitividad como mercado único. 

¿Qué obstáculos enfrenta el sector de las telecomunicaciones en Europa?

Para saber qué acciones llevar a cabo de cara a conseguir el objetivo planteado, es importante identificar cuáles son los inconvenientes actuales. Según este informe, hay varios aspectos a tener en cuenta:

  • Fragmentación del mercado. El ámbito de las telecomunicaciones es estratégico y fundamental para todos los países, pero está altamente fragmentado en los distintos mercados. Una fragmentación que tiene como consecuencia una mayor limitación para construir una infraestructura europea de comunicaciones que fortalezca, de forma conjunta, a cada uno de los países. 
  • Falta de inversión. El desarrollo de cualquier ámbito social o empresarial requiere de una gran inversión para potenciarlo. Sin embargo, el mercado de las telecomunicaciones europeo no cuenta con suficientes inversiones en comparación con otros mercados como el asiático o el estadounidense. 
  • Marco regulatorio complejo. Otro de los desafíos que identifica Letta en este informe es la necesidad de simplificar el marco regulatorio europeo de las telecomunicaciones y favorecer las cohesiones entre los mercados de los distintos países de la Unión Europea. 

Cómo unificar los mercados nacionales para conseguir un sector de telecomunicaciones unificado

Estos son los principales retos de nuestro sector, y, aunque no son los únicos, constituyen un punto de partida fundamental para empezar a trabajar en soluciones. Para ello, es importante analizar todas las ventajas que reportaría la unificación de un mercado europeo común de telecomunicaciones.

El bienestar de los usuarios, en el centro

Una de las conclusiones que aporta Enrico Letta en su informe es que la unificación de los criterios en el ámbito de las telecomunicaciones europeas supondría recuperar el bienestar de los usuarios y la seguridad de sus datos como prioridad. Asegurar que todos los usuarios europeos gozan de la misma protección frente a ciberataques, y que tienen los mismos derechos, sería un impulso importante para aumentar el potencial de la tecnología y la innovación. 

Adaptación y flexibilidad para adecuarse a los cambios del mercado

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los cambios que se producen actualmente son más rápidos, porque el ritmo al que evoluciona la tecnología lo es. Para conseguir que todas las empresas y los usuarios se adecúen rápidamente a esos cambios sin perder calidad en los servicios, es fundamental alinear los objetivos y las acciones de los países. Y, para hacerlo, es necesario adoptar un modelo flexible y al que todos los países se puedan adaptar. 

Consolidación de los pequeños operadores para captar inversión

Ya hemos mencionado anteriormente que uno de los problemas más importantes que afronta el sector es la falta de inversión. Por tanto, es necesario impulsar y consolidar la actividad de los pequeños operadores locales en cada país, bajo un mismo marco de directrices conjunto, para recuperar el atractivo de inversión. Establecer un mercado unificado de comunicaciones electrónicas con un alto potencial global es clave para ello.

Regulación con perspectivas globales

Por último, es importante hablar sobre cómo solventar la falta de regulación unificada, un problema para el que es necesario que los distintos países olviden sus posturas individualistas y piensen en un mercado como conjunto. 

Tener la capacidad de consolidar un mercado europeo común de telecomunicaciones es un factor clave para reducir la dependencia de otros mercados internacionales, y también para posicionar a Europa como gran potencia tecnológica y de innovación en las comunicaciones del futuro. 

¡Comparte en tus redes sociales!

Related Posts